Jarapalos

Varias cosas:

Mi carrera: perra. Durante la primera parte de la carrera iba estupendamente. Llego al kilómetro 20 en 2 horas 10 minutos. Y con ganas. Hasta aquí, después de 18 kilómetros seguidos de subida, seguí mi propio ritmo y no intenté buscar un grupo que me llevara para intentar ir según mis propias sensaciones.

Y claro, pensando que desde aquí solo quedan tres kilómetros de subida y el resto es bajada, pues a por todas y con las piernas en buenas condiciones.

Raro en mi, con ganas de aligerar, voy sin mochila. Ultimamente he entrenado, cuando salgo por el paseo marítimo, con una botella agua de 50 cl, de las baratas y que se pueden beber simplemente levantado la pestaña. Y no me molestó en toda la carrera, fui cómodo con ella. Así que la hidratación la cubrí muy bien. Pero no cubrí bien la alimentación. Empecé por olvidar en mi casa unas barritas que suelo llevar cuando corro y, gilipollas de mi, no caí en meter en el bolsillo un puñado de los frutos secos en algún avituallamiento.

Y la cuenta me salió mál por la pájara que tuve en el kilómetro 28. Fue una hipoglucemia, sin nada que llevarme a la boca, ni una sola barrita. Llegando al kilómetros 24 ya tenía gana de tomar algo sólido pero precisamente el avituallamiento a esta altura era el único que solo tenía líquidos. Y en el kilómetro 28 me quedé sin fuerzas, de repente. Comenzé el sendero de subida muy bien e incluso trotaba cuando la inclinación no era mucha. Pero de repente, sin fuerzas, sin ganas de andar y con el estomago rugiendo pidiendo comer. De verdad que me rugía.

Así que sin ganas de seguir me siento esperando que me vengan las fuerzas y mientras me pasa mucha gente. Hasta que pasa un corredor de Murcia al que le recordé del maratón de Al-mudayna y me ofreció frutos secos, ¡alguien más previsor que yo!

Con lo que le cogí pude subir los dos kilómetros que me quedaban, habiendo hecho 8 kilómetros en 1 hora 20 minutos, mucho tiempo cuando los primeros 5 son un carril ancho de bajada continua. Al llegar al avituallamiento me puse a devorar dátiles y cacahuetes como un condenado. Y ya comido pude trotar los 12 kilómetros de bajada, aunque ya no logré recuperarme del todo de la pájara.

Tiempo final: 5:34. 28 minutos más que el año pasado. Sensación amarga por lo mal que previne comer durante la carrera aunque contento por haber acabado a pesar de haber pensado abandonar. Y con ganas de quitar esta espina, pero lo malo es que para ello tengo que esperar hasta el año que viene.

————————————-

Y me crucé durante la carrera con Killian, en el avituallamiento del kilómetro 20. Para él era el kilómetro 28. Y había subido el sendero en el que a mi me daría el pajarón como una rosa. Fresco y con ganas de charla que se paró un momento en el avituallamiento. Nada, para él un entrenamiento sencillo, para nosotros un esfuerzo tremendo.

————————————-

Los mizunos que estrené en la carrera funcionaron muy bien, no me causaron ningun problema. Aunque había mucho verdín en las zonas de penumbra agarraban bien. Muy ligeros y con buena estabilidad y agarre entre las piedras.

Anuncios

Acerca de Fco Javier Casas Ciria

Médico, especialista en Microbiología y Parasitología. Actualmente trabajando en el Servicio Andaluz de Salud.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Jarapalos

  1. Fran dijo:

    De los errores también se aprende, Cientounero, seguro que el próximo año te irá mucho mejor, pero antes tendrás más oportunidades de comprobar que lo de hoy sólo ha sido un accidente. Ánimo.

  2. Cientounero dijo:

    Fran
    No, si aprendido lo he aprendido ya, aunque por escarmiento. Pero ya no tengo otra carrera de montaña cerca mía hasta marzo donde demostrar lo aprendido. Ahora desfogaré en la media de Marbella para Diciembre.

  3. mayayo dijo:

    bueno, es lo que tienen estas carreras, verdad?
    Tantos factores que cubrir en un maraton alpino , y el despiste/error en cualquiera te puede dejar KO.
    Por eso precisamente son tan especiales cuando los logras acabar, creo. Y cuanto más técnico el terreno o más adversa la meteo, tanto más aún…

    Asi que, como bien dices: A quedarse con lo aprendido y a ver la próxima vez como sale todo. Suerte en Marbella!

  4. runner47 dijo:

    Esta no la olvidarás facilmente, a veces cometemos errores de pricipiantes, pero lo importante es saber apretar el culo y llegara meta como lo hiciste tu con dos c… amigo. Las carreras facilitas están destinadas al olvido ¿recuerdas alguna en la que hayas paseado? para eso somos ultras…
    una abrazo

  5. Cientounero dijo:

    mayayo
    La verdad que si, atraen por eso. No sabes como vas a acabar. Son muchos los factores que pueden influir. No hay que olvidar que el reto está siempre presente, aunque la hayas acabado bien el año pasado. Y yo lo olvidé.

    runner47
    Si te digo la verdad yo soy de los que desde el kilómetro 10 ya empiezo a estar pensando que me queda mucho, pero en esta no. Me marqué mi ritmo e iba muy bien. Iba muy contento y confiado, esperando la subida a “la bola” en la que el año pasado me tuve que parar asfixiado. Pero subí del tirón, regulando muy bien (aquí se han notado mis subidas a Sierra Carbonera). Al pasar el punto crítico del año pasado me confié y ahí estuvo el fallo. Quizás al ir más fuerte tuve más gasto y no previne llevar algo de comer como el año pasado.
    En cada carrera aprendemos algo, en esta es que hasta que no se pasa la meta no se acaba la carrera.

    Un abrazo amigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s